5 cosas que hoy nos enseñan los consagrados

¿Hay 5 cosas que hoy nos enseñan los consagrados?

 

¿Hay 5 cosas que hoy nos enseñan los consagrados? Abría mucho de que hablar cosas que le magisterio de la Iglesia sobre los religisos. Estas 5 cosas estan orientadas a recordarnos a recuperar el sentido propio de la vida consagrada. Muchas veces nos olvidamos que estamos llamados a ser de Cristo. Estamos llamados a estar con él. Esta no es solo para la monja de claustro carmelita que nunca sale de su convento.  No es sólo del cura del pueblo o del religioso que vemos por la calle.  No. Esto es para todo cristiano. Todo cristiano esta llamado a seguir radicalmente al Señor.

Los consagrados hoy, como bien nos lo recuerdó el San Padre Francisco en el año de la vida consagrada, son un signo de profecía para el mundo de hoy, para los cristianos de hoy.

El consagrados nos enseña a:

1. Tener una actitud vigilante:

  • El esposo llegara y no se sabe ni el día ni la hora. El virgen espera gozosamente, porque sabe que debe estar vigilando. El ruega: “Señor dame la fe y la gracia de mantener blancas las vestiduras que me has impuesto el día de mi consagración”. Es la primero, nos enseña a esperar. Los cristianos debemos estar preparados porque no sabemos ni el día ni la hora de la llegada del Señor.
  • El sentido esponsal:

    “Mi Señor Jesús ha puesto en mi un anillo nupcial” con estas palabras el consagrado o la virgen sabe que su compromiso. No es con una cosa o con una idea, sino con una persona. Lleva en su dedo un anillo de matrimonio, material y espiritual. El material, porque sabe que es escogido como posición suya y su corazón ya no pertenece a nadie, sino solo a Dios. Por otro lado, el espiritual, porque lleva en su dedo el sello de pertenencia a Cristo. No hay y no debe haber nadie más.

  • Sabe que no esta comprometido con cualquiera:

    “Estoy deposada con quien los ángeles adoran y su belleza opaca a el sol y toda creaturae”.   Sabe que esta comprometido con alguién que trasciende todos los sentidos y que le ha robado el corazón. Ya no tiene ojos para otro u otra. Su amor le ciega y no quiere, sino a sus Señor.

 

  • La alegría de la entrega:

    Fotografía tomada de Univisión

“Alégrense conmigo, porque tengo un trono en el cielo” El consagrado se sabe feliz porque ha elegido la mejor opción. Cristo es el que con fuerza le anima a amar de verdad y en especial le invita estar más cercano de él.   Esto es, la alegría que brota de saberse hijo, padre, esposa y madre. Es estar entregado a una misión más grande, la de instaurar con su vida el Reino de Cristo en las almas.

 

Nos ensaña a vivir en mundo, pero sin ser del mundo:

Por ellos Cristo oro en el huerto del Getsemaní: “te pido por ellos. Tú me los diste y ahora son tuyos” Estoy es lo que Dios nos muestra a través de ellos.

Palabras del papa Francisco:

“Los religiosos y las religiosas, al igual que todas las demás personas consagradas, están llamadas a ser «expertos en comunión».

Espero, por tanto, que la «espiritualidad de comunión», indicada por san Juan Pablo II, se haga realidad y que vosotros estéis en primera línea para acoger  en este nuevo milenio:

«Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de la comunión».

También debemos preguntarnos sobre la relación entre personas de diferentes culturas. Teniendo en cuenta que nuestras comunidades se hacen cada vez más internacionales.

¿Cómo permitir a cada uno expresarse, ser aceptado con sus dones específicos, ser plenamente corresponsable?”

 Carta a los consagrados para el año de la vida consagrada. 

 

José Luis Martínez, L.C.

Religioso Legionario de Cristo. Nació en la ciudad de Santiago de Veraguas, Panamá. Ingresó a la congregación en junio de 2013.
Hizo su noviciado en Monterrey, México culminando en agosto de 2015. Realizó estudios en Humanístico y letras clásica en la Universidad Anahuac Puebla, México.
Cursa ahora Bachillerato en filosofía en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum en Roma. Además cursa un Master en Ciencia y fe en el mismo Ateneo.

A %d blogueros les gusta esto: