El amor es el aliento de la vida

Por el H. Freddy Contreras, LC

El amor está presente en todas partes, en todas las ocasiones y circunstancias de la vida, aunque algunas sean aparentemente contradictorias, en los momentos de felicidad y cuando se experimenta el dolor y el abandono; el amor es presencia, donación, consuelo, aceptación, correspondencia. Dios es amor y Él está a tu lado en todo momento.

Fotografías de Cathopic.com

El amor resulta difícil definirlo, se comprende solo por la experiencia: ¿es un sentimiento, una pasión, un estado de ánimo, una aptitud, una convicción? Es una palabra que describe un «quiero estar contigo, siempre, no por lo que tienes y me puedas dar, sino por lo que eres y significas para mí», es la sonrisa que describe el amor de quien comparte tus alegrías y el hombro en donde puedes apoyar tu llanto.

Decir «te amo» es tener el detalle más preciado e inmenso del mundo, que no tiene valor, es entregar la propia vida. Decir «te amo» es hacerse vulnerable con el amado y ponerle en sus manos el corazón, el propio todo, sin esperar nada a cambio, sino solo correspondencia.

Y es la herida del amor la que más duele, la que más difícilmente se cura y se olvida, nunca resulta indiferente, y solo Dios conoce la grandeza de un amor correspondido y la miseria de un corazón que ha recibido amor y, a cambio, solo traiciona, usa y ultraja.

Solo el amor sincero consiste en amar intensamente con verdadero corazón, y cuando se pierde es cuando verdaderamente se sabe lo que se tenía: el vacío que deja en el pecho la partida de un ser amado o el silencio en el alma de quien no ha tenido el coraje de haber respondido «yo también te quiero».

A %d blogueros les gusta esto: